Sylvie Monthulé, creadora de joyas intimas, artisante del placer…
“Imagina une joya erotica desde el principio hasta el final… El primer boceto,
luego los detalles, las curvas… Dale vida, dale forma, esculpalo…Hasta que el cuerpo
descubre todos sus secretos.”

Sylvie Monthulé comenzo a trabajar en el mundo de la moda. El diseno de una atmosfera erotica para mostrar un perfume, imaginar un anuncio publicitario para un producto de belleza… dibuja un nuevo diseno para una barra de labios… En 1994, su carrera, trae, una por casualidad, para intervenir como artista grafico para un empresa que vende productos para adultos. A continuacion, interesados en el mundo de la joya intima… y descubre un mundo, aparte de las joyas con piercing, la joyeria del cuerpo, casi no existe ! Suena a continuacion, crear verdaderas joyas sensuales, adornos atrevidos y élégantes. Las primas joyas para el sexo nacidos en el papel…  sin piercing, y Sylvie contacta las revistas eroticas de qualidad. Immediatamente, “Union”, decidio dedicar un articulo a su trabajo. Todo va a ir muy rapido, gracias al gran exito de las primas joyas. En 2015, Sylvie celebro 20 anos de creaciones. Durante todos estos anos, cientos de joyas fueron creadas para sublimar el cuerpo, y sobre todo, causar excitacion, emocion, y placer.

La marca Sylvie Monthulé, calidad y pasion Francesas ! Sylvie imagina, dibuja cada joya intima. Un modelo es hecho por su equipo en sus talleres. En metal o cera, este modelo precioso, que reresenta horas de trabajo y acabado, se utilizara para hacer la joya final. Todas las etapas de produccion se llevan a cabo en Francia ; produccion, tratamiento en oro o plata… El equipo de Sylvie realiza la preparacion de sus pedidos y las expediciones.  Queremos mantener nuestro lado “artesenal”, estamos orgullosos de nuestro trabajo y de nuestra joyeria erotica “Made in France”. Creamos placer y cada persona que compra una de nuestras joyas, sabe que puede contactarnos para obtener informacion, consejo !

Sylvie Monthulé, pintor…
“Pintar el cuerpo, su impulso, su historia, solo adivinar sus secretos…”